Feliz miércoles, de nuevo!

Últimamente me he visto inmerso en un océano de universos profesionales, que derivan en constantes conversaciones que rozan lo absolutamente surrealista… Lo que me ha hecho reflexionar inevitablemente, sobre la multidimensionalidad del ser humano hoy.

Ya había llevado al mundo teórico del consumidor esta realidad cuántica —como se explica, de manera amplia, en mi libro Neurojumping®—, pero estas últimas semanas, e incluso meses, se han convertido en un constante ir y venir de dimensiones paralelas, en las que numerosas realidades, todas diferentes, se encuentran y desencuentran, en una constante discontinua de opiniones, argumentos, y un sin fin de pensamientos, pretendidamente elocuentes, por parte de diferentes personas de mi entorno. UN GALIMATÍAS ESTRUCTURAL!!! Jajaja!

Y es que, al fin y al cabo, de eso se trata… Si, ya de por sí, el homo digitalis, se basaba en una propuesta compleja, aunque muy interesante, agreguémosle una realidad multidimensional, en la que, cada una de nuestras decisiones, se convierten en un mundo estructurado según lo que se deriva de esa decisión, con un futuro diferente y condicionado, pero con un mismo pasado…

Cuando trato de explicar este concepto, dentro del contexto del marketing, y de cómo se relaciona con el Neuromarketing y el concepto y aplicaciones prácticas de Business Intelligence, nace la pregunta obvia: Pero, entonces… ¿el consumidor está «predestinado a consumir»?

Esta es una muy buena pregunta, que tiene una muy buena respuesta: SÍ. El homo quantum, no se debate entre la decisión de consumir o no consumir, sino que, llegados a este punto de la evolución humana, se debate entre qué consumir o entre qué marca consumir… pero consumir consume, sí o sí.

Y es que, sería muy ingenuo creer a estas alturas de la película, y en esta fase del marketing, en la que nos encontramos, pensar que las marcas quieren convencernos de beber, comer, jugar, conducir… Las marcas ya saben que vamos a hacerlo… La lucha está en cómo persuadirnos de comprar o consumir la suya.

La explicación la podemos encontrar en este esquema, que iré desarrollando en próximos capítulos de mi blog, pero aquí tienen para abrir boca…

dimensionesteoríadecuerdas

Feliz resto de la semana… y felices decisiones… 🙂

Dr. Oscar Barroso Huertas

Share: