El ser humano está en constante evolución… Evolucionamos como Pokémons en un mundo, donde lo que le enseñaron a nuestros padres nada tiene que ver con lo que aprenden nuestros hijos. De hecho, se trata de una paradoja extremadamente divertida que, aún pocos de nosotros, hemos aprendido a disfrutar.

La importancia de la integración de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) en los Centros de Estudios, Escuelas y/o Universidades, responde a los esfuerzos de nuestra Sociedad para enseñar a sus ciudadanos actuales y a las generaciones que vienen, valiosos conocimientos y habilidades en torno a los dispositivos informáticos y de comunicaciones, el software con el que funcionan, las aplicaciones que se ejecutan en ellos y los sistemas que se construyen a partir de ellos.

Y aún así, es normal que nos preguntemos: ¿Pero qué son estas cosas? ¿Cómo funcionan? ¿Para qué sirven? Las TIC son tan omnipresentes en el mundo moderno que cada uno tiene una cierta comprensión de las mismas, pero esas interpretaciones son a menudo divergentes. Y es precisamente en esa divergencia donde está lo divertido y lo interesante de estas tecnologías… dado que nos da una visión sin límites… un inmenso campo virgen que cosechar, un mundo entero (o millones de mundos) sin explorar, donde no hay “¿por qués?” sino “¿por qué nos?”, donde no existe el “pero”, donde algo que imaginas puede hacerse realidad, con una sola premisa: seguir aprendiendo con un esfuerzo constante en seguir tus sueños.

La formación en las TICs a nuestros alumnos, es un ingrediente fundamental de su educación integral. Un componente indivisible de la identidad del “Homo Tecnointeligens”, que sólo debe aplicar, de forma adecuada, aquello que ya conoce en su smartphone, en su laptop o en sus videojuegos, para saber extraerle el máximo beneficio.

Los Centros de Aprendizaje, tenemos la misión de transformar a nuestros alumnos en superhéroes, con ese poder ilimitado. Pero, como todo superhéroe, debemos enseñarle a controlar sus poderes y a saber que, como bien sabe Peter Parker (Spiderman): “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”. Una responsabilidad que compartimos Sociedad, Empresas, Centros Educativos y Familias. Una responsabilidad que se traduce en no ver a las TICs como el enemigo que no son, sino como una oportunidad inigualable para formar a nuestros hijos y alumnos en mirar el mundo donde vivimos como una Oportunidad de compartir conocimiento y crecer juntos, no como un lugar de supervivencia.

Esa nueva inteligencia es lo “cool”… esa nueva forma de mirar la vida y la educación y el aprendizaje es lo inteligente, y esa inteligencia compartida es nuestro futuro próximo… Un futuro que ya está aquí… Y usted… Do you want to be “cool”?

Share:
Reading time: 2 min

Estas dos últimas semanas, he tenido la oportunidad de compartir con un maravilloso y participativo grupo de alumnos de diferentes procedencias, una experiencia basada en la transculturalidad, en el marco del International Summer Program de CETYS Universidad y de una materia: «International Marketing».

No sólo se trató de un speech por mi parte, en cada una de las clases, sino que contamos con la visita virtual del Mtro. Antonio Díaz (Experto en Coaching y Comercialización de Nuevas Marcas Internacionales – España) y la Mtra. Tara Kotliar (Experta en Diseño Gráfico y Marketing de P&G y Laboratorios Roche —NY, USA) y todos aprendimos una serie de fundamentos para una buena Estrategia de Marketing Internacional. Aquí os doy unos tips, como resumen de ello.

Una Estrategia de Marketing Internacional implica el reconocimiento previo de que las personas en todo el mundo tienen diferentes necesidades, como han podido ver los asistentes al curso.

Las compañías como Domino’s Pizza, Coca-Cola, Disney, McDonalds, Nike… tienen marcas que son reconocidas en todo el mundo. Pero, aunque muchos de los productos que venden este tipo de empresas están dirigidos a una audiencia global,  es necesario entender las diferencias regionales, de ahí la importancia del marketing internacional y de usar un marketing mix coherente. Se trata de expandir el concepto “Glocal”, pensando estratégicamente de manera Global, pero actuando tácticamente de manera local.

Las organizaciones deben aceptar que las diferencias en los valores, las costumbres, idiomas y monedas significarán que algunos productos sólo se adapten a ciertos países y que, así como hay mercados mundiales, para las bebidas de Coca-Cola, sin embargo, existirán importantes diferencias regionales —por ejemplo, la publicidad en China e India que debe fijarse en los idiomas locales o, incluso como pasa entre México y España, o USA y GB, las peculiaridades o tropicalización de ese idioma a los conceptos locales.

Del mismo modo que el entorno de marketing tiene que ser evaluado localmente, el potencial de los mercados en el extranjero tiene que ser cuidadosamente examinado. La búsqueda de una información relevante lleva más tiempo, debido en parte a la falta de cercanía o accesibilidad —política, cultural,…— de algunos lugares.

El crecimiento potencial del tamaño del mercado, el grado y tipo de competencia, la percepción de los precios, las diferencias de promoción, las diferencias de productos, así como los obstáculos al comercio, en cualquier plano, tienen que ser analizados junto con el coste-efectividad de los distintos tipos de transporte.

Posteriormente, la organización tiene que evaluar la magnitud de la inversión y tener en cuenta, tanto los objetivos a corto, como a largo plazo para, de este modo, obtener un rendimiento adecuado.

Por último, antes de involucrarse en la exportación, una organización debe encontrar las respuestas a dos preguntas:

1. ¿Existe un mercado para el producto?

2. ¿Hasta qué punto va a tener que adaptarse el producto a los mercados extranjeros? ¿Merece la pena la inversión?

El producto debe poseer características que lo hagan aceptable para el mercado meta. Como hemos visto en otros post de este blog, cuando hablábamos de neuromarketing, éstos pueden ser características como tamaño, forma, diseño, rendimiento e incluso el color. Por ejemplo, el rojo es un color popular en las zonas de habla china.

Los asistentes al curso, finalmente, descubrieron por sí mismos, que las organizaciones también tienen que considerar diferentes idiomas, costumbres, la política, técnicas de negociación y normas de salud y seguridad (entre otros).

Toda una experiencia internacional y toda una inspiración como facilitador de conocimiento!!! Muchas gracias a todos!!! Os esperamos el próximo año… #ISPCETYS2016

Share:
Reading time: 3 min

En Marketing y Comunicación desde la entrada de las plataformas online y las Redes Sociales, se ha observado un proceso de evolución en todos y cada uno de los elementos intervinientes en el proceso de venta y promoción de productos y servicios.

Desde este punto de vista, la educación, como servicio y como sistema de información           —que, como se ha visto, implica más aspectos que los meramente informativos— también ha observado este efecto o, al menos, debería haberlo observado.

Desde el enfoque del marketing, el consumidor ha pasado de un estado de observador y receptor de información a una racionalización de su esencia más precisa como ser humano,  y dentro de sus características inherentes, como ser social: la faceta de productor, además de receptor de contenidos. Esta nueva figura se dio en llamar “prosumer”.

Mas no es este el punto actual en donde se encuentra el usuario de Internet, sino que algunos autores defienden el auge de una evolución más allá de la producción y recepción de contenidos. Esta figura, con la que muchos Community Managers y Social Media Strategist se identifican, se denomina “crossumer” (Gil y Romero, ), lo que no debe extrañar a nadie debido a su naturaleza, definida en cualquier caso como “un sujeto que ha tomado plena conciencia de su posición en un sistema económico y social, articulado alrededor del consumo y que reivindica su rol activo”. Este nuevo estereotipo que redefine las relaciones del usuario con las corporaciones, se enfrenta a las estrategias de marketing de manera reflexiva y racional, siendo sujeto activo en sus decisiones. Aunque no es el objeto de este artículo describirlo de una forma pormenorizada, su papel en este nuevo entorno, se desarrolla a tal nivel, que incluso tiene el poder para cambiar y determinar el comportamiento de sus followers, condicionando las actitudes de compra y consumo de éstos últimos, a favor o en contra de una determinada marca.

En el caso del modelo de enseñanza-aprendizaje en educación superior online, podemos encontrar un paralelismo de actores en ese proceso, dado que el alumno ha adquirido conciencia de su necesidad de aprendizaje de calidad y de su capacidad de exigir estándares acordes con sus necesidades, creando contenidos para el grupo de alumnos que comparten formación con él. Esto le lleva a convertirse en lo que podríamos denominar un “crosstudent”, más allá de lo que sería el “pro-student” que ya es el alumno de la educación online.

En cuanto al proceso de Marketing en sí, la teoría se apoya en estrategias de Comunicación y Marketing tradicional, donde el consumidor se veía abocado a la compra, con acciones publicitarias y promocionales. Este modelo tradicional “empujaba” a la compra, exponiendo al usuario a los contenidos persuasivos, más allá de que éste quisiera recibirlos. Durante años, la planificación de medios se ha basado en este modelo de exposición del receptor al mensaje, cuya eficacia se media en función de una serie de impactos medibles en cuanto al número de mensajes masivos emitidos: esto forma parte del modelo PUSH. En cuanto al contexto educativo, éste se podría asimilar al entorno de la enseñanza tradicional, donde el docente “arroja” los conocimientos por medio de clases presenciales y lecciones magistrales, donde la participación del alumno apenas se limita a tomar apuntes y a solventar dudas ocasionales y espontáneas sin una preparación previa. El conocimiento o eficacia de la enseñanza se mide en el momento del examen. La atención que el alumno pone en la clase depende de un horario prefijado y obligatorio, independientemente del grado de capacidades físicas y psíquicas en ese horario y del día. Tampoco es una variable que pueda escogerse el formato del conocimiento y la cantidad de éste, dado que es el docente —o la institución académica— quien limitará ese grado en concreto. El estudiante adquiere su aprendizaje, en el mejor de los casos, al repasar los apuntes del día o las tareas encomendadas por el profesor y, en el peor de ellos, justo antes del examen. Es lo que denominaremos enseñanza GIVE.

En la planificación estratégica de medios y el entorno del marketing, hoy encontramos un giro adicional a este tipo de acciones. Se trata de permitir que el usuario no solo reciba la publicidad, sino que éste, por si mismo busque información que le sea útil y que además, se convierta en una experiencia propia, convirtiendo a la marca en algo más que un proveedor de servicios, esto es, un proveedor de experiencias. A este modelo de marketing y comunicación se le describe como PULL. En el desarrollo del e-learning —o modelo de aprendizaje GET, como lo describimos en este artículo— se favorece un aprendizaje más flexible. Los estudiantes adoptan un papel activo en su proceso de aprendizaje, dejando de ser meros receptores pasivos de información o conocimiento. Para ello se les dota de espacios en los que es vital su participación, (chats, foros de discusión, correo electrónico…), además, aumenta la posibilidad de que sean ellos/as mismos/as quienes decidan qué, cómo y cuándo quieren estudiar.

Esta modalidad favorece, de mismo modo, la interactividad, entendida ésta como la relación que se establece entre estudiante y los demás componentes de la acción formativa. Este aspecto, en concreto, se desarrolla en diferentes ámbitos: con el contenido, con el tutor o docente y con los demás estudiantes. Para que se desarrolle esta interactividad son imprescindibles las herramientas de comunicación tanto sincrónicas — para los procesos de

comunicación en tiempo real (IRC, audio-videoconferencia…)—, como asincrónicas pensadas para la comunicación en tiempo no real (email, news, RSS y redes sociales)—.

Así el profesorado se transforma en facilitador del aprendizaje, ya que ofrece al estudiante herramientas para su  “auto-aprendizaje”, a la vez que resuelve sus dudas y necesidades. Podemos concluir pues que el e-learning se centra más en el aprendizaje que en la enseñanza. Para ello es muy importante cuidar la organización y disposición de los contenidos, así como la orientación del aprendizaje del alumno, mediante tareas individuales y en grupo, con un seguimiento permanente por parte del tutor.

«El paradigma educativo tiene que cambiar pasando de la estandarización a la personalización, de dirigirse a exponer el material a asegurarse de que se satisfacen las necesidades de los alumnos, pasando de concentrarse en introducir las cosas en la mente de los alumnos a ayudarles a comprender las capacidades de su inteligencia mediante un paradigma enfocado hacia el aprendizaje. Esto, por el contrario, requiere un desplazamiento desde un aprendizaje pasivo a uno activo que pase de estar dirigido por el profesor a estar dirigido por el alumno” (Charles Reigeluth, 1999:30).

Las Redes Sociales, al mismo tiempo, nos ofrecen distintas posibilidades y escenarios para pensar en la formación permanente. Los estudiantes pueden acceder a numerosas fuentes de información que se reciben a través de diferentes canales, entre los que se incluyen blogs, wikis, aplicaciones sociales, juegos y apps de Android e iOS, en los que experimentar diferentes situaciones de aprendizaje, incluso en aquellas donde indudablemente el factor económico juega un papel decisivo.

Share:
Reading time: 6 min

In the case of the model of teaching and learning in higher education online, we can find parallels of actors in this process because the student has become aware of their need for quality learning and their ability to enforce standards appropriate to their needs, creating content for the group of students who share training with him. This leads him to become what we might call a “crosstudent”, beyond what would be the “prostudent” is already a student of online education.

Regarding the marketing process itself, the theory is based on communication strategies and traditional marketing, where consumers looked doomed to purchase, advertising and promotional activities. This traditional model “pushed” to the purchase, exposing the user to the persuasive content, beyond which it would receive. For years, media planning has been based on this model of exposure to the message receiver, whose effectiveness was measured based on a series of measurable impacts on the number of mass messages issued: this is part of the PUSH model. As for the educational context, it could be assimilated to traditional teaching environment where teachers “shed” knowledge through classes and lectures, where student participation is limited to just take notes and occasional doubts and solve spontaneously without prior preparation. The knowledge and teaching effectiveness is measured in the time of examination. The attention that puts student in the class depends on a predetermined schedule and binding, regardless of the degree of physical and mental capabilities at that time and day. Nor is a variable that can choose the format of the knowledge and the amount of it, since it is the teacher, or the academic institution, who limited the extent to concrete. Students acquire their learning in the best case, when reviewing the notes of the day or the tasks assigned by the teacher and, at the worst, just before the test. Teaching is what the author calls GIVE.

In strategic planning of media and marketing environment, today we find a further twist to this type of action. These allow the user to not only get the publicity, but this, by itself, look for information that is useful and it also becomes a personal experience, making the brand more than a service provider, that is, a provider of experiences. A model of marketing and communication is described as PULL. In the development of e-learning, or GET learning model, as described in this article, it favors a more flexible learning. Students take an active role in their learning process, not being passive recipients of information or knowledge. This gives them space in which their participation is vital (chats, discussion forums, email,…), also increases the possibility that they are themselves as to decide what, how and when want to study.

Share:
Reading time: 2 min

Dos días en el ICERI 2015 me han demostrado que cualquier organización que aspire a tener éxito en el entorno empresarial y competitivo actual depende, cada vez más, de su capacidad e interés por el aprendizaje, pero algo que me queda claro es que la mayoría de la gente no sabe cómo aprender…

La mayoría de las empresas y organizaciones educativas, no sólo tienen un enorme dificultad frente a este dilema de aprendizaje… ni siquiera son conscientes de que existe dentro de ellas. La razón: no entienden lo que es el proceso de aprendizaje y la forma de llevarlo a cabo y continúan ancladas en los antiguos paradigmas de la enseñanza. Como resultado, tienden a cometer errores básicos, en sus esfuerzos para convertirse en una organización de aprendizaje.

En primer lugar, la mayoría de la gente define el aprendizaje como un mero proceso de “resolución de problemas”, por lo que se centran en la identificación y corrección de errores en el ambiente externo. Resolver problemas es importante, pero si el aprendizaje es un proceso continuo y constante, los gerentes y empleados son los primeros que deben mirar hacia adentro de las organizaciones. Necesitamos una reflexión crítica sobre nuestro propio comportamiento, identificar las formas que, a menudo, contribuyen inadvertidamente a los problemas de la organización, y luego cambiar su manera de actuar. En concreto, debemos aprehender —concebir las especies de las cosas sin hacer juicio de ellas o sin afirmar ni negar— del sistema de definición y resolución de problemas, dado que éste puede ser una fuente de problemas en su propio fundamento.

Dentro de los nuevos paradigmas —que yo mismo he defendido en el Congreso—, los modelos de aprendizaje, basados en el factor tecnológico o el NeuroLearning —modelo, éste último, basado en el tan de moda NeuroMarketing—, consiguen que todos los miembros de una organización aprendan a razonar —por no decir “pensar”—de manera productiva.

Al final, como conclusión, me llevo la impresión y la percepción unívoca, de que los modelos de enseñanza están caducos y no tienen razón de ser en la Sociedad actual…

  1. Más que nunca, hoy estoy convencido de que el Aprendizaje debe sustituir a la Enseñanza, tanto en el vocabulario como en la práctica, entre la comunidad educativa.
  2. Cada vez más —y aún más, después de estos días de escuchar las conferencias de colegas de todas partes—, encuentro más similitudes y coincidencias prácticas y teóricas, entre el mundo de la Educación y la Mercadotecnia (o Marketing)… Al final, se trata de un proceso comunicativo-persuasivo, con una intención clara, vinculada a los objetivos laborales de la Sociedad, y con un centro que se mueve hacia aquello que, en mercadotecnia, llamamos “Great Experience” y, como parte de ésta, la capacidad de compartir, condición sine qua non, para que se de ésta.

Impaciente por saber más, me traigo mucha documentación, lista para leer e implementar en mis propias publicaciones.

Gracias ICERI… Nos vemos el año que viene SDQ.

Share:
Reading time: 2 min